martes, 7 de febrero de 2012

13/30. El primer libro que leyó en su vida: El diario de Ana Frank

En realidad no se cual es el primer libro que leí, probablemente alguno de la serie Los cinco, de la maravillosa Enid Blyton, que tantos buenos ratos me hizo pasar. También recuerdo una colección de libritos que se titulaba Cuentos escogidos, de la cual tenía un par de tomos profusamente ilustrados (uno de ellos con un error de imprenta: algunas páginas en blanco) y que leía una y otra vez. O los de la colección El Molino que tomaba prestados de la biblioteca del cole, todos ellos con protagonistas adolescentes que descubrían su vocación para el futuro.
Mercedes e Inés o cuando la tierra gira al revés, Las travesuras de Julio, Mi planta de naranja-lima, los inolvidables ilustrados de Bruguera... mis tardes de infancia pasaron con uno de estos libros siempre entre manos, y alguno más, todos libros para niños.

Pero quiero mencionar mi primer libro “para mayores”: Tenía yo unos doce años y me regalaron El diario de Ana Frank. No imaginaba que iba a quedar tan impresionada. Era una edición de la colección El ave fénix donde se veía el rostro de la niña y al fondo un edificio, que bien pudiera ser aquel en el que vivió escondida con su familia durante tanto tiempo. Por aquel entonces para mí el Holocausto era algo difuso, que no sabía bien de lo que se trataba y se veía de manera tangencial en algunas películas pero con esta lectura abrí los ojos a una realidad tan dolorosa como indignante. Tanto más porque la Ana del libro y yo teníamos la misma edad, parecidos problemas generacionales y muchos intereses en común.

Éramos dos niñas como tantas otras pero ella no podía salir de aquel anexo en el que estaban refugiados, tenía que vivir entre cuatro paredes y corría peligro de muerte por ser judía. Desolador.

Pero el libro no sólo me enseñó esta amarga realidad porque, ¿cómo se enfrentaba Ana a su desdicha? Tenía esperanza, estudiaba, aprendía... y hasta se enamoró del hijo de otra familia que compartían refugio. Una niña con un mundo interno muy desarrollado y unas ganas de vivir y de aprender que fue un acicate para mí, que me entristecía por cosas infinitamente más insignificantes y no hallaba fuerza de voluntad para estudiar en circunstancias infinitamente más privilegiadas. Durante unos años leí aquel libro varias veces y Ana fue un ejemplo para mí, un ejemplo de no rendirse, de perseverar, un ejemplo de sacar lo mejor de mí incluso en las peores circunstancias.

Luego pasaron los años, yo seguí creciendo y viviendo y ella no. Se quedó ahí, para siempre en sus 13 años, para siempre recordada con ternura como el ejemplo de tantas vidas truncadas sin motivo y sin ningún sentido, en un exterminio estúpido que nunca debió existir y que siempre pesará como una losa en la conciencia de los hombres. O al menos eso espero, que pese como una losa para siempre y que nunca podamos olvidarlo.

Agradezco a Ana Frank haberme descubierto lo peor de la infamia y la degradación humanas de la manera más bella: el canto a la vida que es su diario.

16 comentarios:

  1. Yo todavía no he leído "El diario de Ana Frank". Es curioso que en Cuba no se publicara ese libro en la época de mi infancia, cuando tanto nos hablaban del horror nazi, de la Segunda Guerra Mundial y hasta de la Shoah. Sin duda el antisemitismo ruso y estalinista tienen algo que ver con ello. Tengo la vaga impresión de que finalmente el libro ha sido publicado en Cuba; pero lo cierto es que no me ha caído en la mano en Francia, donde he vivido casi 15 años y donde hay seguramente muchas versiones.
    También yo leí muchísimo a Enid Blyton y me sirvió de modelo, junto a su compatriota Malcom Saville (serie El club del pino solitario), el historietista Hergé, Julio Verne, las películas franco-italianas de aventuras, etc, para las 54 novelitas que escribí entre 12 y 19 años. La primea de ellas me la inspiró la película francesa “La guerra de los botones” (la excelente versión de 1962).
    Mis primeras lecturas “de grande”, fuera de las impuestas por el cole, que recuerdo me hayan profundamente impresionado fueron “Los Buddenbrook”, de Thomas Mann y “Crimen y castigo” de Dostoievski. Llegué a “reconocerme” en los protagónicos de esas novelas (yo que soy incapaz de matar una mosca… en fin, moscas sí, pero nada mayor).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y dejaste de escribir? Espero que no, sería una lástima... aunque bueno, la vida y una misma cambiamos, ¿verdad? Así, tampoco se puede decir de este agua no beberé, y sin embargo, no sé yo, si leeré "El diario de Ana Frank" algún día, jejeje... Y es que no me llama, seguramente porque equivocándome a buen seguro, me suena a demasiada sabida, su historia, y con todas las historias que me quedan por descubrir... como que no. En cuanto al resto de obras y autores que comentas, además de a Enid Blyton, he leído mucho a Thomas Mann y a Fiodor Dostoievski, y por ahora ahí lo dejo; ya les comentaré en otro sitio y en otro momento. Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Joel. Aquí El diario de Ana Frank es un libro bastante conocido y creo que no fui la única niña que lo leyó por aquellos años. Aún hoy se sigue leyendo.
    Claro que tú tenías hasta novelas escritas por tí, y eso es todo un lujo. ;)
    Buenas novelas leías en el cole, has mencionado dos de mis favoritos, aunque no se si a ciertas edades se es capaz de disfrutar a fondo libros como esos.
    Gracias por tu visita y tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Lola, siguiendo tu ejemplo, diré que yo empecé a leer todo lo que caía en mis manos: empezaría con lo que me traerían los Reyes, que no recuerdo exactamente qué sería pero sí imagino que sería mucho porque viendo que abría todos los regalos y apartaba juguetes y demás para coger los libros y sentarme a solas con ellos, pues claro, pronto casi dejaron de traerme otra cosa, jejeje; luego ya sí me acuerdo de los tebeos -Mortadelo y Filemón y toda la tropa-, de Enid Blyton -como vosotras, y tantas otras lectoras-, también de otra serie parecida -en formato- que se titulaba "Alfred Hitchcock y los tres investigadores", y quizá cuando hablas de los ilustrados de Bruguera, ¿te refieres a aquellos volúmenes titulados "Famosas novelas", por ejemplo?; y por fin, ¡yo también tengo mi primer libro "para mayores"! ¿Y a que ya estás adivinando cuál fue, si te acuerdas de mi anterior comentario en tu blog? Tachááán... Sí, mi primer libro "para mayores" fue ¡Corazón! Y de nuevo aquí lo dejo, que ya lo comentaré en la entrada que tienes por ahí, jejeje... Saludos, ¡y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Gracias por tus comentarios, Albert.
    Primero decirte que tengo un problema con blogger y que no tengo acceso a responder comentarios siempre que quiero, así que pude leer tus mensajes pero no puedo responder hasta ahora.

    Está claro que tenemos muchas cosas en común, y la edad debe de ser una de ellas porque el libro "Corazón" se leyó bastante durante una época y luego parece que cayó en el olvido. No se si lo recomendaban en el cole o las librerías, sea como sea fue una suerte que cayera en nuestras manos.

    Con respecto a lo que comentas de "Ana Frank" yo no te lo recomendaría en este momento, es un libro -creo yo- que llena mucho a una edad determinada pero ahora, hartos como estamos de leer sobre el Holocausto, no digo que no nos vaya a gustar sino que no va a ser nunca para nosotros lo que hubiera sido de leerlo a los 13 años.

    Volviendo a nuestros primeros libros... aunque no lo menciono en la entrada también tenía ilustrados de Bruguera, todavía guardo por casa alguno de recuerdo. ¡Me encantaban! Y creo que fue una buena idea que combinaran texto y dibujo porque recuerdo que leía los dos con gran avidez ¡y hasta se me quedaba corto! Por suerte siempre había algún alma caritativa que me regalaba uno nuevo para leer y releer en aquellas larguísimas tardes de mi infancia.
    ¿Te veo en la entrada de "Corazón"? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola!

      Gracias a ti, y no te preocupes; es un placer andar por aquí, y ya se sabe que el placer no sabe de prisas, ya contestarás cuando puedas, y siempre que te apetezca, jamás por obligación que conmigo no tienes ninguna.

      En cuanto a nuestra edad, seguramente sí, seremos de la misma quinta más o menos, aunque te cuento que yo llegué a Corazón por lo que te decía, porque leía todo lo que pillaba, y también porque en mi casa no había demasiado para elegir: mis padres no leían, prácticamente; es ahora que se han puesto a ello, gracias a este hijo lector que les ha inculcado el gusto por la lectura de mayores, jejeje...

      Comentar también que ese volumen en concreto, con algunos otros -entre los cuales, los geniales libros ilustrados de Bruguera, que estoy contigo en la buena idea que tuvieron-, lo conservo todavía, por el cariño que le tengo, y lo conservaré siempre, por su valor: pertenecía a mi bisabuelo, cuyos genes deben ser los que me hicieron a mí lector porque como digo, el resto de la familia, nada de nada.

      Así, claro que nos vemos en la entrada de "Corazón", ¡ahora mismo! :-D Y te dejo también mi nombre completo, Albert Roca Enrich, por si quieres encontrarme en Facebook. ;-)

      En cuanto al Holocausto, yo todavía no me he hartado de él como tema, sólo que creo que habrá libros mejores literariamente hablando y por ahí de vez en cuando lo voy revisitando; sigue llamándome demasiado la atención, masoquista que es uno que con la lectura busca conmoverse sobre todo.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hay hijos que son grandes lectores gracias a sus padres y otros que dan ejemplo a los suyos y, en el mejor de los casos, como es el tuyo, consiguen inocularles el bichito de la lectura.
    En mi casa tampoco se leía, había un par de enciclopedias: Maravillas del saber y otra que no recuerdo... y nada más. Yo me ocupé de llevar muchísimos libros y, aunque mis padres no se han aficionado, tengo una hermana que es una gran lectora.

    Sobre Facebook.... soy una de esas extraterrestres que no están registradas en Facebook ni en twitter. ;-)

    Ah, y me expresé mal con lo del "hartazgo", me refería más bien a que hemos leído mucho sobre ello, pero tampoco yo estoy harta. Es más, sigue siendo uno de mis temas favoritos leer sobre la vida de la gente que sufrieron las guerras mundiales, la historia del pueblo judío, incluido el Holocausto y la formación del estado de Israel... son temas de los que no me canso. No es masoquismo, es parte de nuestra historia, es preocuparse por algo terrible que sucedió, intentar entenderlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más coincidencias, jejeje... Mi hermano, en cambio, no lee nada de nada. Y a mis padres les he inoculado también el bichito de la ópera, como Tom Hanks me lo inoculó a mí en Philadelphia. Bueno, Tom Hanks y María Callas, y su La mamma morta, y Andrea Chénier, y Umberto Giordano...

      Pasemos ahora un tupido velo sobre Facebook, y... Si quieres esta noche te recomiendo alguna lectura sobre el Holocausto y alrededores, que también sigue siendo uno de mis temas favoritos...

      Eliminar
  7. Bueno, no me resisto más, por si interesa... Destacaría para empezar "Hirbet Hiza, un pueblo árabe", de S. Yizhar, del que escribí esto antes de guardarlo en mi lista de novelas favoritas.

    Acabo de leer una novelita grande, grande, tanto que me parece increíble que hasta que leí hace cuatro días el recuadro que adjunto, en el suplemento Cultura/s de La Vanguardia, no la hubiera oído siquiera nombrar, ni el título ni a su autor. Brutal, terrible, conmovedora, el narrador es un soldado judío que va adquiriendo conciencia del crimen que el ejército israelí está cometiendo contra los palestinos, del dolor que provoca empujándoles al exilio para expoliar todo lo bueno, todo lo bello que encuentran a su paso, y que se va sumiendo en el dolor que esa toma de conciencia le va infligiendo, con lo que él podría considerarse también víctima, sólo que el narrador en ningún momento cae en la autocompasión, antes bien al contrario; puede que incluso sea su juez más implacable. Absolutamente recomendable, casi me atrevería a decir que de lectura obligatoria, yo desde luego pienso releerla, lamentando que S. Yizhar no tenga más obra que esta "Hirbet Hiza, un pueblo árabe" editada en España.

    ResponderEliminar
  8. Y luego escribí esto en Facebook, de otra de mis recién añadidas a la misma lista, con guiño a este blog, jejeje... "Uno de los mayores y mejores descubrimientos literarios que haya hecho jamás fue "Los jinetes", de Joseph Kessel. Fue leerla y convertirse en una de mis novelas favoritas de todos los tiempos, y todavía la considero así, tanto que es uno de esos libros que estoy seguro que voy a releer, para disfrutarla otra vez. Si os interesa, podéis leer este gran comentario en un gran blog, aunque ojo que revela bastante de la trama: http://madoguna.blogspot.com.es/2011/12/los-jinetes-de-joseph-kessel.html#comment-form Y bueno, siguiendo desde entonces al autor, supe de "El ejército fantasma", comprendí enseguida que tenía que caer y... En buenísima hora, ya son dos, las novelas de Kessel que cuento entre mis preferidas, ésta última un conmovedor relato desde dentro de la Resistencia frente a la ocupación nazi del país vecino, en el que el escritor nos muestra las dos caras de la moneda, esto es lo bonita que es la lucha codo a codo por unos ideales, la camaradería frente a la barbarie, la generosidad frente al abuso de poder y el uso de la fuerza que sólo hace por destruir la belleza por un lado, y por otro lo triste y terrible que fue lo que tuvieron que padecer aquellos resistentes, lo duro de vivir en condiciones penosas, la crueldad de las torturas y los asesinatos de que fueron víctimas, los tremendos sacrificios que tuvieron la valentía de protagonizar por vencer al mal... Impresionante, realmente impresionante...

    ResponderEliminar
  9. Y finalmente apuntaría la imprescindible novela gráfica "Maus", de Art Spiegelmann, que seguro que conocéis todas. Pocas lecturas más impactantes sobre el Holocausto conozco yo. Ah, y recomendaría también "El chal", de Cynthia Ozick, sobre todo el relato que abre el libro, muy breve, y brutal. La segunda parte tampoco está mal, pero nada como esas pocas páginas iniciales, conmovedoras a más no poder.

    Y todavía tres muy buenas novelas sobre el nazismo:

    - Juventud sin Dios, de Odön von Horváth. http://www.planetadelibros.com/juventud-sin-dios-libro-37800.html

    - Mefisto, de Klaus Mann.
    http://elreinodeestemundo.blogspot.com.es/2007/05/mefisto-de-klaus-mann.html

    - Los perros y los lobos, de Irene Nemirovsky.
    http://www.papelenblanco.com/novela/irene-nemirovsky-nos-vuelve-a-enamorar-con-los-perros-y-los-lobos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Albert! Gracias por la referencia a mi blog.
    ¡Cuánto libro! Y qué buenísima pinta tienen todos.
    Me pongo como prioritarios el de Yizar y el de Kessel.... y luego ya iré viendo, porque todos me interesan, alguno incluso ya lo tengo en mi lista de pendientes.
    Yo he leído buenos libros sobre el tema. Leon Uris es un gran escritor y toca el Holocausto en varios de sus libros, el más conocido es "Éxodo"... habrás visto la peli... el libro está bastante bien.
    Me gustan también los hermanos Singer, judíos ellos, muy interesantes para meterse en la piel de este pueblo perseguido.
    Y, por supuesto, Amos Oz, ¿lo has leído? Es un grandísimo escritor, y "Una pantera en el sótano" es una novelita dura y tierna a la vez, de esas que te hace saltar la lagrimita fácil esa que tenemos.
    Por último una pequeña joya: "Paradero desconocido", de Kressman Taylor. La historia de una amistad interrumpida por las circunstancias...

    Y habrá más de las que no me acuerdo ahora... aunque ya lo que te he dicho es bastante. XD

    ResponderEliminar
  11. Hola Lola! No hay de qué, gracias a ti, me hace gracia que tengas lista de pendientes y lista de leídos por año; yo también lo hago, jajaja... Y eres la segunda persona en poco tiempo que me recomienda tan encarecidamente la novela de Taylor, ¡me la apunto y pasa a lugar preferente pero ya! Y por supuesto la de Oz, al que leí por primera vez hace poco, en "El mar", y me gustó muchísimo, sí. En cambio, ni he leído ni he visto "Éxodo", ¿me lo recomiendas tanto también?

    ResponderEliminar
  12. No se si tanto como los otros. Creo que es un buen libro, más por el momento histórico que retrata que como novela en sí. En cualquier caso es interesante.
    Lo que menos me gustó es que al prota, Ari, no lo pude desvincular de la cara de Paul Newman... XD

    ResponderEliminar

Si quieres comentar algo, escribe tu mensaje aquí: