miércoles, 29 de agosto de 2012

Los campesinos, de Wladislaw Reymont

El género literario llamado realismo, y su primo hermano el naturalismo, tuvieron mucho auge en la segunda mitad del siglo XIX, y sus últimos coletazos llegaron incluso al siglo XX. Reymont es uno de esos escritores naturalistas más tardíos, pero no por ello menos digno de mención, tanto es así que hizo el esfuerzo de escribir este libro en el dialecto de los campesinos, lo cual sospecho le debe dar una gran riqueza para los que puedan leerlo en el idioma original.
Obtuvo un premio Nobel por esta novela y todos los premios hubiera merecido por escribir tan bien y transportarnos de manera tan literal al pueblecito llamado Lipce, situado en la Polonia de principios de siglo XX, ocupada por Rusia y recién desembarazada del feudalismo.


Campesinos (An oberek) - 1878, por Jozef Chelmonski

El libro tiene cuatro partes que coinciden con las estaciones del año, comienza en otoño y termina en verano. A lo largo de ese año ocurren muchos acontecimientos en el pequeño pueblo, tanto comunitarios -fiestas y problemas que conciernen al pueblo entero- como personales de algunos de sus protagonistas. Y es importante entender que en un lugar donde el mayor tesoro son las tierras y animales que se poseen, no es de extrañar que los intereses materiales y la codicia muevan a muchos de sus habitantes, sobre todo teniendo en cuenta que dependen directamente de los frutos de la tierra, y que si la cosecha es mala pasarán hambre o no habrá trabajo para los jornaleros, ni limosna para los mendigos. Porque hay escalas sociales entre los campesinos: están los que son propietarios, más importantes y decisivos socialmente mientras más acres posean, los arrendatarios, los jornaleros y, por último, los mendigos: enfermos, ancianos abandonados por su familia, que piden en la puerta de la iglesia un mendrugo de pan.

El primer propietario de Lipce es Maciej Boryna, un hombre ya entrado en años, viudo con cuatro hijos: Antek, Magda, Jozia y Grzela.
Antek, el impetuoso primogénito, está casado con la infatigable y luchadora Hanka y tienen dos hijos; Magda está casada con Michal, el herrador, individuo avaricioso y entrometido; Jozia es aún una adolescente y Grzela está lejos del pueblo haciendo el servicio militar.
Maciej busca esposa y se fija en Jagus, la moza más guapa de Lipce, aunque un tanto libertina, según dicen las habladurías. Él no hace caso de eso y para conseguir que le acepte en matrimonio le dona parte de sus tierras. Ella acepta la tentadora oferta, aunque en ese momento se siente más atraída por Antek que por su padre, tanto como Antek por ella.
La rivalidad entre Maciej y su hijo Antek es uno de los grandes conflictos que atraviesan la novela, primero porque Antek quiere que le ceda ya la tierra y ser él propietario, participar en las decisiones comunales y no vivir bajo los designios de su autoritario padre, a la espera de que muera y poder heredarle.
Todo se complica cuando además Maciej consigue a Jagus e intervienen también los celos, pues al viejo propietario no le pasa inadvertida la atracción existente entre su hijo y su esposa. Y Antek no soporta ver a su amante en brazos de su padre.
Hanka, por su parte, ama a su marido y sufre mucho por los desprecios y humillaciones a los que él le somete, pero no se rinde, sigue amándole y trabajando incansable a la espera de mejores tiempos.
Jagus, criatura caprichosa y sensual, se deja arrastrar por su instinto siendo una presa fácil para los hombres que la desean y la acosan, lo que produce los celos y la indignación de las mujeres del pueblo, algo que ella no valora hasta qué punto es peligroso.

Estos dos hilos argumentales se entrecruzan con otras pequeñas historias en las que intervienen muchos habitantes de Lipce: Agatha, la mendiga que sólo busca un lugar donde morir dignamente; los organistas, que tienen sus ilusiones puestas en que su hijo Jasiek se ordene sacerdote; la Dominikowa, madre de Jagna, que maltrata y humilla a sus dos hijos varones, obligándoles a hacer las tareas domésticas; el alcalde, siempre rodeado de intrigas, y el anciano Roch, que aporta paz y consuelo y es bienvenido en todos los hogares del pueblo.

Hay otros dos conflictos que conciernen a toda la comunidad y por los que luchan pues en ello va su sustento. Por un lado el bosque que hay al lado del pueblo. Los campesinos consideran que es suyo pero los señores del castillo (antiguos señores feudales) se los venden a los judíos, que empiezan a talarlo. Esto produce un levantamiento unánime, dando lugar a un enfrentamiento violento que acaba con cincuenta hombres del pueblo en la cárcel.
También provoca las iras del pueblo el hecho de que las tierras aledañas a las de los campesinos de Lipce, aquello que llaman la Podlesia, sean comprados por los alemanes. Los campesinos no quieren alemanes allí y se creen en el justo derecho de que se los vendan a ellos puesto que cada vez hay más habitantes en el pueblo y necesitan más tierras para poder vivir.

Casi 1.300 páginas dan mucho de sí, no solo la presentación, desarrollo y resolución de conflictos personales y colectivos, también se describen morosamente las costumbres, cada una de sus celebraciones, desde una boda a un funeral, la Navidad, el Carnaval, las ferias, las peregrinaciones para rezar a la virgen de Czenstochowa -patrona de los polacos-, la Pascua... también se presta atención a las costumbres y el modo de vivir y divertirse: los bailes en la taberna, las veladas en que las mujeres se reúnen para hilar con sus ruecas, dando lugar al relato de historias, a los cotilleos, adivinanzas y canciones.
Esto no quiere decir que no se chismease aquí y allá acerca de tales acontecimientos; pero cada vez más de tarde en tarde y más esterilmente, porque para todo el mundo los propios pesares y los propios disgustos son los más inmediatos, y cada día trae los suyos.
Como he dicho antes el libro está escrito en dialecto, y además el tiempo se mide en padrenuestros en vez de horas o minutos y el devenir de los campesinos está marcado no sólo por las estaciones, también por las fiestas católicas y su repetición, el folklore y la naturaleza como principio y final de todo.
Aunque no se entra en política se deja sentir el desprecio hacia los rusos, que pretenden hacerles perder su identidad poniéndoles una escuela rusa. También hay un odio generalizado a los judíos, a los que consideran avaros y acaparadores de riqueza, aunque no dudan en recurrir a ellos cuando los necesitan, a los alemanes como pueblo enemigo a los que consideran gente poco civilizada y a los gitanos, cuyo paso por el pueblo apareja siempre una buena cantidad de robos.

Este pueblo construido alrededor de un estanque vive con los ojos puestos en el cielo, el sol, la lluvia, las estación que ha de venir, por eso creo que el libro es un gran homenaje a todos los campesinos, de cualquier país del mundo, unidos a la tierra y a la naturaleza de la que depende su subsistencia. No resulta extraño, por tanto, encontrarnos con magníficas descripciones de la naturaleza circundante.

Otoño. Días descoloridos se arrastraban por los campos vacíos, tétricos, e iban a morir en los grandes bosques, cada vez más mudos, cada vez más pálidos, como santas hostias al resplandor de cirios que se apagan.
Invierno: Desde las primeras horas de la mañana se presagiaba la tempestad de nieve; el día había empezado nublado, ventoso y muy hosco; caía la nieve a copos menudos, secos, de aristas angulosas, como avena apenas machacada en el molino de mano; el cierzo soplaba cada vez más fuerte, un cierzo frío y que, como un borracho, rodaba en todas direcciones a la vez, ululaba, silbaba y fustigaba la nieve rabiosamente.
Primavera: Vinieron también días cálidos, húmedos, inundados de sol, que oían a frescor, y tan llenos de savia, tan cargados de primavera, tan ebrios de vida, que, al anochecer, cuando se acallaban las voces de los pájaros y la aldea se entregaba al sueño, parecía sentirse el crecer de las raíces bajo la tierra y cómo subían los tallos de la hierba.
Verano: Era ya pleno día y el sol refulgía alegremente. Desde la hora del desayuno empezó a sentirse un fuerte calor. Los huertos y los campos sumergíanse lentamente en las grandes burbujas blanquecinas de aquel aire caliginoso.

8 comentarios:

  1. Desconocía a este autor y por consiguiente esta obra. Tiene muy buena pinta. Gracias por la recomendación! Saludos.

    ResponderEliminar
  2. una de las maravillas de poder pasearse por blogs de lectores es descubrir joyas como esta ¡me lo apunto! ¡muchas gracias por esta excelente reseña!
    un beso,
    Ale

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad de reseña, ahora muero por leer este libro.
    Beso. :)

    ResponderEliminar
  4. Pues si chicos, ¡es una joya! XD Ya estoy deseando leer algo nuevo de Reymont. Si todos sus libros tienen la calidad de este... me quedan muchos buenos ratos por pasar.
    Gracias a vosotros por estar ahí.

    ResponderEliminar
  5. Si alguien tiene problemas con encontrarlo en la web mundodellibro.com se puede adquirir, viene muy bien

    ResponderEliminar
  6. Compre unas copias que son de 1924 parece. No tengo el libro conmigo en este momento. Alguien sabe el valor que tienen.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de terminar su lectura y aunque resulta lenta, los hechos se suceden con intensidad y emoción y creo que a nadie decepcionará.

    ResponderEliminar
  8. Si quieren leer bellas obras de arte como lo es Los campesinos, también tienen que leer Bendición de la tierra, de Hamsun.

    ResponderEliminar

Si quieres comentar algo, escribe tu mensaje aquí: